¿Que Información desea encontrar en este Blog?

miércoles, 28 de octubre de 2009

Plan de Producción 1ª Parte: Elaborar el Plan de Negocios Paso a Paso

Producción y calidad


En este módulo definirás los aspectos relacionados con la producción, la gestión de la calidad, la logística de equipamientos e infraestructura y las medidas de protección en el trabajo.Estos conocimientos te serán de gran utilidad para determinar aspectos tan importantes en tu negocio como:


• Definir cómo debes elaborar un producto o prestar un servicio.
• Establecer sistemas de control de la calidad del producto y/o servicio.
• Planificar qué equipamientos e infraestructura necesitas para desarrollar la actividad y calcular su costo.
• Conocer las medidas obligatorias de seguridad, higiene en el trabajo y gestión medio ambiental


Debes tener en cuenta que la información que escribas en este módulo ha de estar en concordancia con lo que escribas en los otros módulos de tu plan de empresa, como el de organización y el financiero.


¿Qué esperas para dar respuesta a todas las preguntas de esta área? ¡Ánimo!


Stocks: Término inglés que significa existencias y que, como su propio nombre indica, se refiere a lo que existe, lo que queda en el almacén de la empresa.En sentido amplio, esta definición se refiere a todos aquellos productos elaborados, semielaborados y también a las materias primas que utilizaremos para elaborar nuestro producto.Si lo deseas, puedes consultar el recurso Pista en el que se te dan cuatro ideas sobre la manera de gestionar estos stocks o existencias.


Definición de los pasos para la elaboración de un producto y de prestación de un servicio


La mejor manera de aprender a caminar es andando. Es obvio, ¿no? Pues bien, el sistema que te proponemos es el mismo:


En los módulos de presentación y mercadeo, definiste lo que querías hacer, lo que querías producir, el servicio o servicios que querías prestar, así como el tipo de clientes que querías tener. Repasa lo que allí escribiste y ubícalo en la parte superior de una hoja de papel.


Para definir el proceso de producción, responde a las preguntas: ¿Qué necesito para empezar a elaborar este producto y dónde lo puedo conseguir? La respuesta a esta pregunta te dará pistas sobre el primer paso en tu proceso de fabricación.


Para definir el proceso de prestación de tu servicio, ten en cuenta que lo normal en las empresas de servicios es que actúen bajo demanda, es decir, que su actividad empiece cuando un cliente solicita un servicio. Por lo tanto, te proponemos que definas primero “las lámparas” que ofreces para que el cliente pueda ponerse en contacto con la empresa y solicitar un servicio: atención en la oficina, página web, correo electrónico, fax, teléfono, etc. Es importante que utilices todo lo que se te ocurra y que ya has empezado a definir en el área de mercadeo.


Escribe ahora cuál es la siguiente acción que debes hacer para elaborar el producto. Por ejemplo, para la elaboración de un producto, conseguir materias primas, manipularlas y elaborar un nuevo producto. O, en el caso de la prestación de servicios, solicitar los datos del cliente, hacer un presupuesto, visitarle a domicilio, etc. Deja volar tu imaginación para satisfacer al cliente y obtener la información necesaria del mismo para una mejor prestación del servicio.


Repite el paso anterior tantas veces como acciones debas realizar para fabricar el producto y para prestar el servicio. Haz una lista con todas las acciones necesarias.


Intenta eliminar aquellos pasos, aquellas acciones que te parezcan innecesarias para la correcta fabricación del producto y la prestación del servicio.


Repite estos pasos con cada uno de los objetos que fabriques y con cada uno de los servicios que prestes, si es necesario.


Compara cada uno de los procesos para ver qué pasos de distintos procesos de fabricación y de prestación de servicios son similares o pueden hacerse conjuntamente.


Finalmente, responde a las preguntas ¿Qué hago con lo que he fabricado? ¿Cómo termino el proceso? Lo más probable es que la respuesta será venderlo, o entregarlo al cliente y cobrar. En el área de mercadeo debes haber definido tus canales de distribución del producto. Si es así, no te costará mucho cerrar el proceso. Simplemente debes añadir a tus “compradores” al final del mismo.


Para tener una visión integral del proceso, puedes hacer un diagrama de producción y otro de prestación de servicio. El recurso Herramientas te puede ayudar a hacerlo.


Pasos a seguir a la hora de gestionar los stocks o existencias


Si trabajas con un sistema de producción que se inicia con la petición del cliente, posiblemente no necesites demasiados stocks, ya que podrás realizar las compras con relación a lo que el cliente ha pedido. Si este no es el caso, o igualmente deseamos tener un stock mínimo, deberemos:


• Establecer las proyecciones de ventas (esto ya lo has hecho en el área de mercadeo).
• Establecer los consumos de materias primas y/o productos necesarios para realizar estas proyecciones de ventas.
• Asignar un stock para iniciar la actividad (como mínimo sería el que nos permitiera conseguir las ventas del primer mes).
• Determinar, a lo largo del primer año, los stocks mensuales que nos permiten asegurar las proyecciones de ventas mensuales.
• Determinar un nivel mínimo de stocks, que podrá fluctuar a lo largo del año, pero que permite cubrir las ventas mensuales y mantener un margen de seguridad para posibles aumentos de demanda.


CRISTIAN BELTRÁN BARRERO
7320432--7326575
http://modadecolombia.blogspot.com/
http://groups.google.com/group/modacolombia
http://www.picasaweb.com/artesaniasosiris
http://sites.google.com/site/marketingcolombiacorp/
http://www.youtube.com/crisnegger
http://conklidad.spaces.live.com/

Plan de Mercadeo 3ª parte Ayuda en Línea PEL Bogota Emprende

Mercadeo


En este módulo definirás tu estrategia comercial. Para ello, analizarás:


Cuáles son los productos y servicios que piensas ofrecer.


Quiénes van a ser tus clientes o usuarios.


Quiénes van a ser tus posibles competidores.


Cuál será el precio de costo y el precio de venta de tu producto o servicio.


Qué canales de distribución utilizarás.


Cómo te daras a conocer

Cuando hayas acabado de escribir esta parte de tu plan de empresa, tendrás claro cuáles son y cómo son todos los productos y/o servicios que quieres ofrecer, qué estrategias de promoción serán necesarias para comercializar tu oferta y qué volumens de ventas puede ser un objetivo alcanzable para tu negocio.


Conceptos


Determinación de las líneas de producto y/o servicio

A la hora de describir tu producto y/o servicio, es necesario que expliques si tu actividad abarca una sola línea de producto y/o servicio o si, por el contrario, existen diferencias significativas entre los productos y/o servicios que ofreces.


En las empresas es habitual diferenciar dos o más líneas de producto y/o servicio. La diferencia entre los productos y/o servicios ofertados puede estar en la calidad, en el cliente o en el precio. Algunos ejemplos son:


Diferencias en la calidad: por ejemplo, en una relojería se puede encontrar desde un reloj de plástico que difícilmente durará unos meses, casi de “usar y tirar” hasta un reloj de lujo “para toda la vida”. El tratamiento de un producto y/o servicio y otro no será igual, por esta razón hay que diferenciar las líneas.


Diferencias en los clientes: una tienda que vende ropa para hombres y para mujeres.


Diferencias en el precio: un supermercado que vende productos de marca y de marcas blancas (productos sin marca reconocida, y en cuyo empaque aparece el nombre del supermercado: estos productos son siempre más económicos y el margen es también diferente).


Diferencias en calidad, cliente y precio: un bar restaurante con oferta diversa (desayunos, bocadillos, platos combinados, menús y carta) con diferentes precios (más económicos durante el día y más caros por la noche y el fin de semana) y para diferentes tipos de clientes (vecinos y oficinistas por la mañana y al mediodía, y gente de toda la ciudad por la noche y el fin de semana).



En algunos casos, en cambio, puede suceder que no existan diferencias entre estas tres variables. En este caso, se habla de una única línea, es decir, un distribuidor de un único producto y/o servicio que siempre tiene la misma comisión.




Tendrás una única línea si toda tu gama de productos y/o servicios tiene características similares en cuanto a precio, calidad y clientes a los que se dirigen. Tendrás varias líneas si existen diferencias en alguna o varias de estas tres variables.




Necesidades que cubre el producto y/o servicio


Todo producto y/o servicio debe cubrir una necesidad. Por tanto, a la hora de describirlo no debes centrarte únicamente en sus características, sino también en las necesidades que cubre. Un producto y/o servicio puede ser fantástico, pero si nadie entiende para qué sirve, si nadie ve su utilidad, si nadie siente la necesidad que ese producto y/o servicio viene a cubrir, es evidente que no lo vas a vender.


Sin embargo, cuando hablamos de necesidad no pienses únicamente en la primera necesidad, intenta ir más allá.


Tener claro eso es fundamental a la hora de venderlo: no harás énfasis en lo bien que da la hora, porque eso se supone, sino que al venderlo harás énfasis en el estatus que busca el cliente, y eso condicionará la distribución, el empaque, el precio, la publicidad...


Es importante que tengas en cuenta que tus clientes valorarán todos los productos y/o servicios que les ofrece el mercado y escogerán el que le proporcione una mayor satisfacción por el dinero invertido.


Por ello, te recomendamos que te pongas en su lugar e intentes averiguar qué es lo que hace tu producto y/o servicio por tu cliente, es decir, qué problemas resuelve y de qué manera lo hace. Y, si puedes, llega más lejos e intenta pensar si estas necesidades están o no cubiertas por otros productos y/o servicios.


Esta reflexión te puede ayudar a definir mejor tu negocio. Es posible que, al hacerlo, veas que te has equivocado en alguna cosa, y que incluso te plantees algún cambio de orientación en tu negocio.




Las necesidades no se crean, se crean nuevos productos y/o servicios que satisfacen de forma diferente las necesidades existentes.