¿Que Información desea encontrar en este Blog?

jueves, 14 de julio de 2016

Reorganización pro mercado

Los mercados y las costumbres de consumo cambian con el tiempo por lo cual las empresas deben adaptar sus estructuras para satisfacer rentablemente a sus clientes.

Esta técnica consiste en estudiar el comportamiento de los compradores y todo aquello que afecte al mercado (competidores, gobierno, ONGs, etc.) para luego reorganizar la empresa. El objetivo es optimizar el uso de recursos utilizados para producir productos y/o prestar servicios, generando mayor valor con el menor costo posible.

Formula de la generación de rentabilidad.

Una segunda etapa es la optimización comercial. Partiendo del diseño de productos / servicios y precios acorde al consumidor, se definen todas las acciones necesarias para comercializar los mismos. Nuevamente se busca lograr el mayor efecto con la menor inversión y gasto posible.

La Reorganización pro Mercado se alimenta del Marketing Relacional y utiliza herramientas como:

Tiempos y métodos.
Costeo –ABC- que se adaptan a la ocasión (MD-ABC)
Coaching

Orientación a las ventas

La orientación a las ventas del Marketing comenzó al finalizar la Segunda Guerra Mundial

Evolución histórica de los enfoques de marketing

Inicialmente, el enfoque del Marketing era productivo, hacia la producción: el Marketing pretende lograr la mayor eficiencia en las aéreas financieras y productivas de la empresa.

Posteriormente, el énfasis se centró en el producto, pero la creciente competencia y la dificultad de vender la producción, cambió el enfoque hacia a las ventas, el objetivo fue vender por encima de todo y reducir inventarios.

Posteriormente, el enfoque se desplaza cada vez más al consumidor: los consumidores no adquieren ni plantas de producción, ni productos o servicios, compran beneficios y utilidades, las "expectativas de satisfacer sus distintas necesidades". El enfoque actual es de orientación al mercado, donde el consumidor y sus necesidades siguen siendo la clave, y por consiguiente también se debe analizar la competencia, que trata de satisfacer al mismo cliente que nosotros. Así mismo, también se debe analizar el entorno que condiciona este proceso y cualquier otro factor crítico.